REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
EN SU NOMBRE
EL
JUZGADO SEGUNDO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL, MERCANTIL, TRANSITO Y AGRARIO DE LA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO YARACUY.
“Sin Informes de las partes”
Conoce este Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Agrario y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del Estado Yaracuy, actuando como Juzgado de Alzada, del recurso de apelación interpuesto por el abogado Segundo Ramón Ramírez, Inpreabogado N° 30.758, Apoderado Judicial de la parte demandante relativa al juicio de CUMPLIMIENTO DE CONTRATO, incoado por la ciudadana FELICIDAD MARTINEZ, contra la ciudadana RODRIGUEZ MARIA ISMELDA; contra el auto de admisión de las pruebas presentadas por la parte demandada dictado por el Juzgado Primero de los Municipios, San Felipe, Cocorote, independencia y Veroes de la Circunscripción Judicial del Estado Yaracuy, en fecha: 13 de Octubre del año 2006.
Dicho recurso fue oído por el a quo en un solo efecto devolutivo, procediendo a remitir el expediente al Juzgado distribuidor de Primera Instancia en lo Civil, para que el Tribunal que le tocara recibirlo conozca del referido recurso.
Llegado el presente expediente en fecha 07-12-2006 se procedió a darle entrada, fijándose por auto de fecha 12-12-06, el Décimo (10) día de despachos siguientes para que las partes intervinientes presenten sus informes correspondientes, de conformidad con lo establecido en el Artículo 517 del Código de Procedimiento Civil. Siendo la oportunidad de decidir la presente causa, el tribunal lo hace bajo los siguientes fundamentos:

DEL FALLO APELADO

En fecha 31 de Octubre de 2006, el Juzgado Primero de los Municipios San Felipe, Cocorote, Independencia y Veroes de esta Circunscripción Judicial tal y como se evidencia al folio 5 del expediente procedió a admitir las pruebas presentadas por las partes de la siguiente forma:
“…En cuanto al capitulo segundo del escrito de pruebas presentado por la parte demandada, relativo a la Inspección Judicial promovida, se fija su practica para el martes 05-12-06 a las 10:00 a.m. para el traslado y constitución del Tribunal en el sitio indicado en el escrito; en cuanto al Capitulo Tercero relativo a los testigos promovidos, se fija el Tercer (3er) dìa de despacho siguiente al de hoy para oir las testimoniales de los ciudadanos GUEVARA CAMACHO WILLIANS JOSE a las 9:00 a.m., RIVAS MATUTE PEDRO ENRIQUE a las 10:00 a.m. CORTES ESCALONA HERMES JOSE a la 1:00 a.m., COLINA FERNANDEZ ELSA MARIA a las 2:00 p.m., VARGAS ESPARRAGOZA EGILDA MARGARITA a las 3:00 p.m. En cuanto al escrito de pruebas presentado por la parte demandante, en su capitulo Tercero: relativo a los testigos promovidos, se fija el quinto (5to) dia de despacho siguiente al de hoy, para oir las testimoniales de los ciudadanos: AFRANIO PEREZ a las 9:00 a.m., CONCEPCION ARIAS PINO a las 10:00 a.m.; LUIS ENRIQUE VASQUEZ a las 11:00 a.m.; EARVING JOSE RAMIREZ BAEZ a las 2:00 p.m. OLINTO DE JESUS CESTARIS a las 3:00 pm; y CARLOS MIGUEL QUIROZ MARTINEZ para las 10:00 a.m. del sexto (6to) día de despacho siguiente al de hoy….”

DE LA ACCION DEDUCIDA
Manifiesta el demandado en su escrito de promoción de pruebas cursante al folio 2 y vuelto del expediente lo siguiente: “…PRIMERO: De merito favorable ratifico para que sean evacuadas por el Juzgador las pruebas promovidas en el libelo de la demanda. SEGUNDO: Solicitud de INSPECCION JUDICIAL. Ciudadano Juez, una vez admitida la demanda para dejar constancia de que el inmueble constituye mi lugar de trabajo y sustento solicito con el debido respeto se constituya en el inmueble arriba mencionado y deje constancia de los siguientes particulares: 1.- Que el inmueble lo constituye una tasca y un hotel de ambiente familiar de nombre FELIMAR. 2.- Que deje constancia del funcionamiento del hotel y la tasca relimar. 3.- Que deje constancia del estado físico del inmueble y de los equipos existentes. TERCERO: PROMOCION DE TESTIGOS: Promueve el testimonio de los ciudadanos que a continuación se mencionan, cuya pertinencia y necesidad estriba en el hecho de ser testigos presenciales, y quienes comprometo a traer al Tribunal….”
Escrito de pruebas presentado por la parte demandante cursante al folio 3 y 4 del expediente, manifiesta lo siguiente: “…Encontrándome dentro de la oportunidad legal para cuestionar y hacer oposición a la admisión de las pruebas promovidas por la contraparte en este proceso, en este acto me opongo a que se admitan las pruebas promovidas por el apoderado judicial de la parte demandada a través del escrito presentado y que riela al folio 89 del expediente, fundamentándome en las siguientes consideraciones: PRIMERO: En el capitulo PRIMERO del escrito de promoción de pruebas indicado, la parte demandada promueve el mérito favorable para que sean evaluadas las pruebas promovidas en el libelo de demanda, en este caso es sabido y reiterado por Jurisprudencia que el merito favorable no constituye prueba que deba admitirse como tal, mucho menos cuando no se indica pruebas que previamente se hayan traído al proceso por la misma persona que haya sucrito el escrito de promoción de pruebas o su representado; por lo que no debe admitirse el referido merito como se admite una verdadera prueba, ya que, como dije antes, esto no constituye una verdadera prueba para ser admitida. SEGUNDO: En el capitulo segundo del referido escrito de promoción de pruebas (folio 89), se solicita una inspección judicial que del contexto existe incertidumbre sobre cual inmueble se va a practicar dicha inspección y sin indicar la dirección lugar donde debe trasladarse el Tribunal para la presunta practica de la inspección judicial solicitada, como es sabido, las pruebas promovidas por las partes, en todo proceso, se encuentran destinadas de manera especifica y clara en el Código de Procedimiento Civil, también es sabido por ley y jurisprudencia que las pruebas que se pretende promover y que en efecto se promueven deben por si solas, que no lleve al entender del Juez una interpretación complementaria, para que éste la determine suficiente y asì admitirla como tal… TERCERO: En el referido escrito de promoción de pruebas en su capitulo TERCERO, titulado “promoción de testigos”, la parte promoverte presenta una lista de nombres indicando una dirección idéntica para todas las supuestas personas promovidas; pero carece dicha lista de identificación complementaria de los supuestos testigos promovidos…”
DE LAS MOTIVACIONES PARA DECIDIR
La presente causa versa sobre el recurso de apelación ejercido por la parte actora a través de su representante judicial, sobre la oposición a la admisión de las pruebas promovidas por la parte demandada, en el proceso que se ventila por ante el tribunal a quo, en la causa de cumplimiento de contrato, para decidir el referido recurso se hace necesario para este tribunal el análisis del escrito de pruebas promovido, actividad esta que el tribunal hace de la manera siguiente: La parte demandada por escrito presentado ante el a quo en fecha 17 de octubre de 2006, promovió las siguientes pruebas:
Primero; del merito favorable, notifico para que sean evaluadas por el juzgado las pruebas promovidas en el libelo de demanda. A este respecto observa el tribunal que según jurisprudencia emanada de nuestro mas alto tribunal, (T.S.J. en casación civil, 19 de julio de 2005, caso K.R. Colina contra A.A., media y otros), ha dejado sentado:
“ … que el objetivo de los principios generales es guiar al juez al examinar las pruebas, para producir en él la certeza sobre la existencia de determinados hechos, pero siempre ateniéndose a lo alegado y probado en autos, sin poder sacar elementos de convicción fuera de estos. En efecto, el articulo 364 del Código de Procedimiento Civil, dispone que el sentenciador solo puede pronunciarse sobre aquellas cuestiones de hecho planteadas en la oportunidad prevista para ello, esto es, en el libelo de demanda y en el acto de contestación a la demanda, pues, luego de esas actuaciones precluye en principio, la oportunidad de alegar..”
De lo precedentemente transcrito y aplicado al caso de autos, se desprende que la parte demandada hizo valer ante el a quo, en su lapso de promoción de pruebas, el merito favorable de las pruebas promovidas en el libelo de demanda, es decir que la prueba promovida en este numeral tuvo un objeto determinado hacer valer esa prueba en base al principio de la comunidad de la prueba. En relación al numeral segundo, es decir de la solicitud de Inspección judicial, la parte demandada la fundamenta en que el Tribunal deje constancia de que el inmueble constituye su lugar de trabajo y sustento y solicita que se constituya en el inmueble arriba mencionado y deje constancia de los particulares alli señalado.
Observando el Tribunal que de la lectura del contenido del escrito la parte no señala a que lugar, es decir la dirección donde se debe trasladar y constituirse el Tribunal, aunado al hecho que el numeral 3ro. De dichos particulares la parte promoverte pide al Tribunal dejar constancia del estado físico del Inmueble y de los equipos existentes, prueba esta que no es idónea para determinar estos hechos lo cual lleva implícito el despliegue de conocimientos periciales, por lo que una inspección judicial no es el medio idóneo para probar tales hechos por lo ambiguo del particular alegado en cuanto al inmueble que no hace referencia a su ubicación es decir no señala con precisión a donde se va a trasladar y constituir el Tribunal y a que estado físico se refiere.
En cuanto al particular tercero del referido escrito de pruebas, es decir, a los testigos promovidos. Observa el tribunal que la parte actora, se opone a que sean admitidas también las pruebas de testigos promovida en dicho capitulo.
El Tribunal Supremo de Justicia, en Sala Político Administrativa, caso Fisco nacional en Apelación, ha establecido:
“…..En este sentido, la sala ha establecido en sentencia No. 2180 de fecha 14 de Noviembre de 2000, caso Petrozarota, C.A., lo siguiente: “…es lógico concluir que la regla es la admisión y que la negativa solo puede acordarse en casos excepcionales y muy claros de manifiesta ilegalidad e impertinencia premisa que resulta aplicable a los procesos contencioso Tributarios…”
Circunscribiéndonos al caso de autos, el artículo 482 del Código de Procedimiento Civil, señala:
“Al promover la prueba de testigos, la parte presentará al Tribunal la lista de los que deban declarar, con expresión del domicilio de cada uno.”

Como lo ha interpretado reconocida doctrina, la legalidad de una prueba esta determinada por la existencia de normas que asi lo establezcan.
Del análisis de la norma en comento, se observa que no se desprende la intención del Legislador de prohibir el medio probatorio de las testificales cuando en su promoción se omita el domicilio de los declarantes, siendo además, que con tal omisión, no se esta conculcando derecho fundamental alguno de la contraparte, pues como lo señala el articulo 483 eiusdem, la parte promovente tiene la carga de presentar ante el Juez de la causa o del comisionado al testigo para que haga su declaración, cuando no se solicite citación. Aunado a ello, también se ha interpretado, particularmente en este medio de prueba, vale decir, de la evacuación, que la contraparte puede controlar y fiscalizar dicho medio, y con ello garantizar el derecho a la defensa y a la efectividad del contradictorio.
Caso distinto es el caso que en fundamento al articulo 1387 del Código Civil, no es admisible la prueba de testigos para probar la existencia de una convención celebrada con el fin de establecer una obligación o extinguirla, cuando el valor del objeto exceda de dos mil bolívares (Bs. 2.000,00). El articulo 1392 del mismo Código dispone que es admisible la prueba de testigos cuando hay un principio de prueba por escrito, pero es inadmisible conforme a la norma a que se contrae el articulo 1387 cuando sea para demostrar lo contrario de una convención contenida en un documento publico o privado, o lo que la modifique, prohibición ésta que radica en la superioridad que se le atribuye a la prueba documental en presencia de la de testigos. Sin embargo, la doctrina y la jurisprudencia están de acuerdo en admitirla non contra, sed justa scriptum, esto es, cuando quien promueve la prueba tiende solo al fin de interpretar el contenido de un documento, es decir, aclarar por medio de testigos las dudas o vaguedades a que estas den lugar, pero no procede esta prueba cuando se quiera modificar o destruir el contenido del mismo, pero si para aclararlo.
Hechas estas acotaciones, el Tribunal se encuentra en capacidad de dictar el fallo en el presente asunto, ordenando, este Tribunal, la admisión de las pruebas referidas al numeral primero y la numeral tercero, mas no la referida al numeral segundo es decir a la inspección judicial solicitada por ambigüedad en la promoción de la misma. En consecuencia se declara parcialmente con Lugar el recurso de Apelación interpuesto por el abogado Segundo Ramón Ramírez, en representación de la demandante de autos ciudadana FELICIDAD MARTINEZ, no se condena en costa a la parte apelante por haber sido declarado parcialmente con lugar el recurso interpuesto, tal como se decidirá en el dispositivo del presente fallo.
DECISION
Por las razones y consideraciones expuestas, este Juzgado Segundo de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Tránsito y Agrario de la Circunscripción Judicial del Estado Yaracuy, actuando como Juzgado de Alzada, Administrando Justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, declara:
PRIMERO: Parcialmente Con lugar el Recurso de Apelación interpuesto por el abogado Segundo Ramón Ramírez, Inpreabogado N° 30.758, representante judicial de la parte actora, contra el auto dictado por el Juzgado Primero de los Municipios San Felipe, Independencia, Cocorote y Veroes de la Circunscripción Judicial del Estado Yaracuy, en fecha31 de octubre de 2006, que admitió todas las pruebas promovidas por la parte demandada representada por el abogado José Luis Altuve Aular, Inpreabogado N° 101.822. Como consecuencia de esta decisión se ordena al Tribunal aquo la no admisión de la prueba de Inspección judicial promovida en el numeral 2° del escrito de pruebas que en copia consta al folio uno (01) del escrito de la presente incidencia.
SEGUNDO: No se condena en costa a la parte apelante, por haber sido declarada parcialmente con lugar la presente decisión.
Publíquese, regístrese y déjese copia certificada en el archivo del tribunal conforme al artículo 248 del Código de Procedimiento.
Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho de éste Juzgado, en San Felipe, a los Quince (15) días del mes de Febrero del año Dos Mil Siete (2007). Años: 196° de la Independencia y 147° de la Federación. Exp. N° 6282.
La Jueza,

Abg. María de Lourdes Camacaro de Aular,

La Secretaria temporal,


Ayleen Carolina Cabrera Mujica

En la misma fecha, y siendo las 2:20 p.m., se publicó y registró la anterior decisión.
La Secretaria temp

Ayleen Carolina Cabrera Mujica