Expediente No. 07-6500

Parte Demandante: Ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN REVEROL, venezolana, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad No. 10.411.986, actuando en su carácter de madre de YELFRINS MAURIS LORAINA GABRIELA y CAROLAYN ESTHEFANI ALVARADO BOSCAN; debidamente asistida por la abogada Gisela Ramírez, Defensora Pública Cuarta en el Área de Protección de Niños y Adolescentes del Estado Miranda, Extensión Barlovento.

Parte Demandada: Ciudadano ADALBERTO RAFAEL ALVARADO BERMUDEZ, venezolano, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad No. 7.406.888; siendo sus apoderados judiciales los abogado Miguel Ángel Portocarrero Martínez, Héctor Educrado Cardoze Rancel, Fernando Lucas de Freitas y Elsy Margarita Martínez García, inscrito en el Inpreabogado bajo los Nos. 47.122, 38672, 97228 y 64547.

Acción: Cumplimiento de Obligación Alimentaria.

Motivo: Recurso de Apelación ejercido por la parte actora en contra de la decisión dictada por el Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Miranda, Extensión Barlovento, en fecha 26 de junio de 2007.

I
ANTECEDENTES

Corresponde a este órgano jurisdiccional conocer del recurso de apelación interpuesto por la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN REVEROL, parte actora, debidamente asistida de la abogada Gisela Ramírez, en contra de la decisión dictada por el Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Miranda, Extensión Barlovento, que declarara Parcialmente con lugar la demanda por cumplimiento de obligación alimentaria interpuesta por la parte recurrente.
Mediante auto de fecha 12 de diciembre de 2006, el Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Miranda, Extensión Barlovento, admitió la demanda cuanto ha lugar en derecho, por no ser contraria al orden público, a las buenas costumbres y a ninguna disposición expresa de la ley, fijándose un primer acto conciliatorio, conforme a lo establecido en el artículo 516 de la Ley Orgánica de Protección del Niño y del Adolescente.
Cursa a los folios 55 al 58 de la primera pieza, escrito de contestación de la demanda y sus respectivos anexos, presentado por el ciudadano ADALBERTO RAFAEL ALVARADO BERMUDEZ, debidamente asistido por la abogada ELSY MARTINEZ GARCIA.
Asimismo, cursa a los folios 72 al 77 y 127 y 128 de la primera pieza del expediente, escritos de pruebas consignados por el abogado MIGUEL ANGEL PORTOCARRERO MARTINEZ, actuando en su condición de apoderado judicial del ciudadano ADALBERTO RAFAEL ALVARADO BERMUDEZ, parte demandada.
De igual forma, mediante escrito presentado por la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN REVEROL, debidamente asistida por una Defensora Pública, consignó escrito de pruebas. (fs.129 y 130).
Mediante autos de fecha 26 de marzo de 2007, el A quo acordó las pruebas documentales, de testigos y posiciones juradas, evacuadas por la parte demandada, fijando oportunidad para su evacuación; negando las correspondientes a la testimonial de la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN REVEROL y la prueba de informes. Y en relación de las pruebas de la parte demandante, fueron admitidas en su totalidad las pruebas documentales.
En fecha 06 de junio de 2007, vencido el lapso probatorio, el Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Miranda, Extensión Barlovento, de conformidad con lo establecido en el artículo 520 de la Ley de Protección del Niño y del Adolescente, fijó oportunidad para dictar sentencia en la causa.
Siendo la oportunidad para emitir pronunciamiento, se realizan las siguientes observaciones:
Capítulo II
SINTESIS DE LA CONTROVERSIA

Adujo la actora en su escrito libelar que de su unión matrimonial con el ciudadano ADALBERTO RAFAEL ALVARADO BERMUDEZ, procrearon dos hijos YELFRINS MAURIS, LORAINA GABRIELA Y CAROLAYN ESTHEFANI, y una vez divorciados, acordaron mediante sentencia de Divorcio dictada por el Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, con sede en Cabimas, Juez Unipersonal No. 2, que el padre otorgaría a sus hijos la cantidad de ciento cincuenta mil bolívares (150.000,00), por concepto de obligación alimentaria, la cual seria depositada en la cuenta bancaria Banesco; el 50% de los cesta tickets, el 50% del bono navideño, el 20% de los intereses del fideicomiso y el 50% del bono vacacional, lo cual depositaria en la cuenta bancaria de Unibanca.
Refiere además que el demandado ha incumplido con lo acordado según sentencia anteriormente señalada, adeudando a sus hijos los pagos por concepto de bono navideño del año 2005, (1.200.000,00 Bs.), bono vacacional del 2006 (925.000,00 Bs.), cesta tickets del 2006 (2.100.000,00 Bs.), 20% de fideicomiso caído (460.000,00 Bs.), 20% de fideicomiso caído de los meses de enero a junio de 2006 ( 426.146,34 Bs.) y el bono vacacional del 2006 ( 3.238.200,75 Bs.); adeudando un total de OCHO MILLONES TRESCIENTOS CUARENTA Y NUEVE MIL TRESCIETOS CUARENTA Y SEIS CON CERO CENTIMOS (8.349.346,00 Bs.), solicitando igualmente el calculo de los intereses al 12% de lo adeudado según lo establecido en el artículo 374 de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente.
Siendo la oportunidad para la contestación de la demanda, el ciudadano ADALBERTO RAFAEL ALVARADO BERMUDEZ, consignó escrito de conformidad con lo establecido en el artículo 514 de la Ley Orgánica para la protección del Niño y del Adolescente, exponiendo lo siguiente:
• Negó, rechazó y contradijo tanto los hechos como el derecho invocado por la parte actora en su libelo de demanda.
• Negó, rechazó y contradijo que adeudara cantidad alguna a sus hijos, ya que cumplía puntualmente con el pago y en demasía con respecto al monto acordado.
• Negó, rechazó y contradijo los conceptos adeudados, por encontrarse depositados en el expediente 06-7229 por Revisión de Pensión Alimentaria, señalando al efecto depósitos bancarios comprendidos entre las fechas 11 de abril de 2006 al 16 de enero de 2007.
• Que la demanda interpuesta por la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN REVEROL, es temeraria y sin justificación alguna, ya que de una pensión por la cantidad de 150.000,00 bolívares ha aumentado voluntariamente, unilateralmente, de forma consiente y responsable, el monto a 350.000,00 bolívares, hasta el mes de junio de 2005, a partir del mes de julio del mismo año, incrementó a la cantidad de 380.000,00 bolívares, devengando un sueldo actualmente por la cantidad de 925.065,45 bolívares, lo que lo hace percibir una cantidad neta mensual de 660.514,87 bolívares.
• Que no le corresponde a la actora monto alguno de fideicomiso, ya que para el momento en que fueron cancelados los intereses, se encontraban legalmente divorciados.
• Que la ciudadana demandante recibe un monto mensual de 180.000,00 bolívares, por concepto del alquiler de una vivienda adquirida durante el matrimonio, de lo cual él no percibe ni un centavo, por lo cual no considera adeudarle monto alguno.
• Que en el libelo de la demanda, la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN, se limita a señalar cantidades por concepto de bono vacacional 2006, bono navideño 2005-2006, Cesta Tickets, fideicomiso caídos, mas olvidó señalar los periodos adeudados.

Capítulo III
PUNTO PREVIO

De la revisión de las actas procesales que conforman el presente expediente se evidencia, que el recurrente, presentó ante esta Alzada escrito de alegatos, el cual cursa a los folios 287 al 291 de la primera pieza del expediente, manifestando su inconformidad respecto a la declaratoria parcial de la solicitud de cumplimiento de obligación alimentaria, argumentando además una serie de alegatos correspondientes a la apreciación efectuada por el A quo frente a las pruebas aportadas a los autos, pretendiendo que este Juzgado Superior los analice a los fines de su procedencia o no.
En este sentido, es preciso señalar que las solicitudes de obligación alimentaria, tienen su tramitación expresa en el Titulo IV De las Instituciones Familiares, Capitulo VI Del Procedimiento Especial de Alimentos y de Guarda, de la Ley Orgánica para la Protección del Niño y del Adolescente, no previendo este procedimiento periodo de alegación alguno referido al recurso ejercido.
Sin embargo, este Juzgado Superior en aras de una sana administración de justicia, revisa cualquier alegato que pueda servir al estudio de legalidad de la sentencia impugnada, y al respecto se observa, que entre los argumentos presentados por la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN, asevera lo siguiente:
 “El sentenciador de la presente causa no consideró el Principio del Interés Superior, contemplado en el artículo 8 de la Ley para la Protección del Niño y del Adolescente, porque en el momento de sentenciar desmejoró de manera notable a los adolescentes… la sentencia de divorcio y que favorecía a mis hijos y que igualmente no fue reconocida por el Tribunal a quo en la cual se fijo la cantidad de CIENTO CINUENTA MIL BOLIVARES… el padre de mis hijos… adeuda los pagos por concepto de BONO NAVIDEÑO 2005 por la cantidad de UN MILLON DOSCIENTOS MIL BOLIVARES (BS 1.200.000,00), el bono Vacacional del año 2006 por un monto de NOVECIENTOS VEINTICINCO MIL BOLIVARES (Bs. 925.000,00); por concepto de Cesta Tickets, el 50% del año 2006 por un monto de DOS MILLONES CIEN MIL BOLIVARES (Bs. 2.100.000,00); por el concepto de fideicomiso 2006 el 20% por un monto de CUATROCIENTOS SESENTA MIL BOLIVARES (Bs. 460.000,00); mas CUATROCIENTOS VEINTE Y SEIS MIL CUARENTA Y SEIS BOLIVARES CON TREINTA Y CUATRO CENTIMOS (Bs. 426.146,34) y Bono Navideño del año 2006, por un monto de TRES MILLONES DOSCIENTOS TREINTA Y OCHO MIL DOSCIENTOS BOLIVARES CON SETENTA Y CINCO CENTIMOS (Bs. 3.238.200,75); para un total de OCHO MILLONES TRESCIENTOS CUARENTA Y NUEVE MIL TRESCIENTOS CUARENTA Y SEIS BOLIVARES (Bs. 8.349.346,00)…
 “… el Juez no constató en las actas que conforman el expediente que en el folio 131 el monto percibido por el concepto de bono navideño 2005, fue la cantidad de CUATRO MILLONES CINCUENTA Y CINCO MIL SETECIENTOS NOVENTA Y NUEVE BOLIVARES (Bs. 4.055.799) y no la de SEIS MILLONES CUATROCIENTOS SETENTA Y SEIS MIL BOLIVARES CON TREINTA Y DOS CENTIMOS (Bs6.476.416,32; ya que este monto de SEIS MILLONES CUATROCIENTOS SETENTA Y SEIS MIL CUATROCIENTOS DIECISEIS BOLIVARES CON TREINTA Y DOS CÉNTIMOS (Bs. 6.476.416,32) corresponde al bono navideño percibido por el demandado en el año 2006, según oficio No. 222 de fecha 24 de enero de 2007, procedente de la Guardia Nacional…”
 “…El juez no revisó las actas procesales… cuando señala en la sentencia que “…apareciendo otro depósito en la misma cuenta por el monto de Bs. 200.000 y que cursa en el folio 92 fechado 03-10-2006, como complemento del bono navideño…” al respecto quiero señalar que tal afirmación es falsa, por cuanto este monto de DOSCIENTOS MIL BOLIVARES (Bs. 200.000,00); de fecha 03.10.2006, no corresponde al pago del bono navideño 2005, sino que corresponde al pago por concepto del bono vacacional del año 2006 y que consta en sus estados de cuenta y que el propio demandado manifiesta en su cuadro de contestación…”
 “… el Juez nuevamente incurre en el gravísimo error de invertir montos y conceptos señalados por mi demanda… el monto de UN MILLON NOVECIENTOS MIL BOLIVARES (Bs. 1.900.000); no corresponde al bono vacacional del año 2006, ya que este monto de UN MILLON NOVECIENTOS MIL BOLIVARES (Bs. 1.900.000); corresponde al pago por concepto de bono de navideño 2006, el cual consta en mis estados de cuenta y en la contestación de la demanda por parte del ciudadano ADALBERTO ALVARADO… así mismo el monto de OCHOCIENTOS OCHENTA Y DOS MIL BOLIVARES (Bs. 882.000); tampoco corresponde al pago de bono vacacional del año 2006, ya que referido monto corresponde a las 10 unidades tributarias que la Institución Guardia Nacional le otorga a los hijos de su personal por concepto de bonos de útiles escolares y que consta en el oficio N° 222 de fecha 24 de enero de 2007 procedente de la Guardia Nacional y que tienen pleno valor probatorio por ser información de un ente público…”
 “… cuando señala en la sentencia sobre los cesta tickets, decide sobre los cesta tickets de alimentación del año 2006, debo señalar que la deuda es de DOS MILLONES CIEN MIL BOLIVARES (Bs. 2.100.000,00); y que los montos allí señalados en la sentencia de DOSCIENTOS VEINTE MIL BOLIVARES (Bs. 220.000,00) cada uno, corresponden, al mes de enero 2006… y el otro monto por la misma cantidad… corresponde al mes de febrero de 2006… por lo que el demandado adeuda el pago de los cesta tickets desde marzo de 2006 hasta la fecha de la sentencia apelada…”
 “… que por concepto del 20% de fideicomiso que demandé, son por el fideicomiso semestral y caídos del año 2006, los cuales son CUATROCIENTOS SESENTA MIL BOLIVARES (Bs. 460.000), mas CUATROCIENTOS VEINTISEIS MIL CIENTO CUARENTA Y SEIS BOLIVARES CON TREINTA Y CUATRO CENTIMOS (Bs. 426.146,34) y de los pagos referidos… En cuanto a los montos señalados por el Juez, de CUARENTA Y SIETE MIL (Bs. 47.000) y CINCUENTA MIL (Bs. 50.000) del año 2006, como pago de fideicomiso, debo señalar que son falsos y no pertenecen al pago de fideicomiso del año 2006, ya que cada uno de estos fueron realizados como pagos del fideicomiso del año 2005…y en lo que respecta al monto de CUATROCIENTOS CINCO MIL BOLIVARES (Bs. 405.000,00), corresponde al pago simultaneo de mensualidad del mes de enero de la Obligación Alimentaria, del año 2005 más 20% de fideicomiso año 2005… en consecuencia el Juez incurrió en el mayor de los errores contables al decidir en sentencia con depósitos en lapsos no demandados por lo tanto, no se puede decir que la deuda se entiende como satisfecha y mucho menos asegurar que existe un exceso, ya que estas cantidades, al cual alude el sentenciador, corresponde a pagos efectuados en el año 2005, y yo demando fideicomiso 2006, o sea los mismos voucher que el demandado promueve tantos pagos del año 2005 y del año 2006…”
 “…es falso que la deuda sea parcial ya que con lo anteriormente expuesto se evidencian claramente las faltas e irregularidades contables, dando la impresión de que los conceptos, montos y fechas no fueron revisados y manejados por un especialista de la materia (contable), incurriendo el Juez, en error al pronunciarse sobre el bono navideño 2005 invirtiendo los montos percibidos por el ciudadano ADALBERTO ALVARADO, no se pronuncia sobre la deuda demandada, por mi persona sobre el bono navideño del año 2006 y que consta en mi petitorio por el monto de TRES MILLONES DOSCIENTOS TREINTA Y OCHO MIL DOSCIENTOS BOLIVARES CON SETENTA Y CINCO CENTIMOS (BS. 3.238.200,75), y del cual el demandado solo depositó UN MILLON NOVECIENTOS MIL BOLIVARES (BS. 1.900.000); y que el Juez, utilizó ese monto como pago de bono vacacional del año 2006, en tal sentido como puede explicarse que no se pronuncie por uno de los conceptos, monto y fecha demandado, existiendo pruebas fehacientes, documentales, estados de cuenta, depósitos, escritos, mas la información de sueldo y beneficios del demandado…”

Capitulo IV
CONSIDERACIONES PARA DECIDIR
IV.1. Del Recurso De Apelación:
Este Tribunal Superior previo al análisis de los hechos y circunstancias que dieron origen al presente caso, hace mención a la doctrina con el objeto de dar una definición del recurso ejercido por la parte demandada, es decir, de la apelación en sí, con el objeto de establecer un criterio aplicable al caso de marras, así, podemos decir que la apelación en su sentido más general es el acudimiento a algo o a alguien para obtener una pretensión o para modificar un estado de cosas; es una exposición de queja o agravio contra una resolución o medida, a fin de conseguir su revocación o cambio; sin embargo, por antonomasia en lo jurídico, y específicamente en lo judicial, es el recurso que una parte, cuando se considera agraviada o perjudicada por la resolución de un juez o tribunal, eleva a una autoridad orgánica superior; para que, por el nuevo conocimiento de la cuestión debatida, revoque, modifique o anule la resolución apelada.
La apelación, en el sistema procesal patrio, puede ser definida con el artículo 218 del Código Modelo Procesal Civil para Iberoamérica: “La apelación es el recurso concedido en favor de todo litigante que haya sufrido agravio por una resolución judicial, con el objeto que el Tribunal Superior correspondiente, previo estudio de la cuestión decidida por la resolución recurrida, la reforme, revoque o anule”.
Igualmente, puede mencionarse lo sostenido por Ulpiano, a saber: “Ninguno hay que ignore lo frecuente y necesario que es el uso de la apelación, porque ciertamente corrige la impericia y la injusticia de los jueces, aunque algunas veces se reforman las sentencias que fueron pronunciadas justamente; porque no siempre pronuncia sentencia más justa el último que determina”

La apelación es un recurso que provoca un nuevo examen de la relación controvertida y hace adquirir al Juez de la alzada la jurisdicción sobre el asunto, con facultad para decidir la controversia, y conocer tanto la quaestio facti como la quaestio iuris. Nuestro sistema de doble jurisdicción está regido por el principio dispositivo y, por el de la personalidad del recurso de apelación, según las cuales el Juez Superior sólo puede conocer de aquellas cuestiones que le sean sometidas por la partes mediante la apelación y en la medida del agravio sufrido en la sentencia del primer grado (tantum devolutum quantum appellatum), de tal modo que los efectos de la apelación interpuesta por una parte no benefician a la otra que no ha recurrido, en consecuencia de lo cual, los puntos no apelados quedan ejecutoriados y firmes por haber pasado en autoridad de cosa juzgada. (Ricardo Henríquez La Roche, “Código de Procedimiento Civil” T.II., Ediciones Liber, Caracas. 2004).

En el caso bajo examen apeló la ciudadana Lorena del Valle Boscan Reverol, parte demandante en juicio, de la decisión que declaró parcialmente con lugar la demanda interpuesta, quedando establecidos montos inferiores a los demandados por concepto de pensiones de alimentos vencidos, así como demás montos por aguinaldos, cesta tickets, entre otros, con lo cual, procede la revisión de la señalada decisión, teniendo en cuenta que no se puede desmejorar la condición del único apelante.

IV.1. De las Pruebas aportadas a los autos.

PARTE ACTORA
1.-) Partida de Nacimiento de la niña Lovaina Gabriela, expedida por la Prefecto del Municipio Palavecino, Abg. Jeunesse Karla Gumera Carvajal, de fecha 12 de septiembre de 2002.
2.-) Partida de Nacimiento del niño Yelfrins Mauris, expedida por la Primera Autoridad Civil de la Parroquia Bolívar, Municipio Maracaibo, Estado Zulia, ciudadano Hermes Morillo Palmar, de fecha 21 de enero de 1992.
3.-) Partida de Nacimiento de la niña Carolayn Esthefani, expedida por el Jefe Civil de la Parroquia Catedral, Municipio Iribarren, Estado Lara, Gregorio Enrique Salas Carreño, de fecha 08 de enero de 2002.
A dichas pruebas, se les otorga valor probatorio, en virtud de ser documentos públicos expedidos por un funcionario competente con arreglo a las leyes, el cual no fue objeto de tacha alguna durante el proceso y de cuyo contenido se extrae que las niñas Lovaina Gabriela, Yelfrins Mauris y Carolayn Esthefani, son hijas del ciudadano ADALBERTO ALVARADO, lo cual no es punto controvertido en el presente caso. Así se decide.

4.-) Copia de la sentencia de fecha 11 de julio de 2002, dictada por el Juez Unipersonal No.2 del Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, con sede en Cabimas, la cual declaró el Divorcio de los ciudadanos ADALBERTO RAFAEL ALVARADO BERMUDEZ y LORENA DEL VALLE BOSCAN REVEROL, así como establecida las pensiones alimentarias respectivas y demás beneficios a favor de los niños Yelfrins Mauris, Lovaina Gabriela y Carolayn Esthefani Alvarado Boscan.
Probanza a la cual se le otorga pleno valor probatorio de conformidad con lo establecido en el artículo 429 del Código de Procedimiento Civil, por constituir documento público no impugnado por la contraparte, y de cuya lectura se evidencia la fijación voluntaria por concepto de obligación alimentaria a cancelar por el demandado, la cual quedó estipulada por la cantidad de CIENTO CINCUENTA MIL BOLIVARES (Bs. 150.000,00), con su ajuste anual de acuerdo al índice inflacionario, así como los montos adicionales y los respectivos bonos. Así se decide.

5.-) Copia certificada de sentencia dictada por el Tribunal de Protección del Niño y del Adolescente de la Circunscripción Judicial del Estado Miranda (Extensión Barlovento), de fecha 18 de enero de 2006, con motivo de la demanda de cumplimiento de obligación alimentaria incoada por la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN en contra del ciudadano ADALBERTO RAFAEL ALVARADO BERMUDEZ, la cual declaró el incumplimiento de la obligación alimentaria por parte del demandado. (Fs. 12 al 17, pza I)
Probanza a la cual se le otorga pleno valor probatorio de conformidad con lo establecido en el artículo 429 del Código de Procedimiento Civil, por constituir documento público no impugnada por la contraparte, y de cuya lectura se evidencia la declaratoria judicial de incumplimiento de obligación alimentaria por parte del ciudadano ADALBERTO RAFAEL ALVARADO BERMUDEZ, quien quedó condenado al pago de 24 quincenas atrasadas, dando un total de TRES MILLONES TRESCIENTOS SESENTA MIL BOLIVARES (Bs. 3.360.000,00), correspondientes a los meses de marzo a diciembre del año 2005 y enero del año 2006. Así se decide.

6.-) Cursa a los folios 18 al 38 de la primera pieza del expediente, estados de cuenta a nombre de la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN, de la cuenta No. 134-0946-3-5-9461070067 de Banesco, Banco Universal S.A.C.A.
En cuanto a las referidas documentales constituidas por aparentes estados de cuenta a nombre de la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN, se evidencia de su contenido que no se encuentran firmadas ni selladas por la entidad bancaria respectiva, no pudiendo este Juzgado Superior valorarlas como medio probatorio, al no encontrarse suscrito por ningún ente. Así se decide.

PARTE DEMANDADA
1) Ejemplares originales de los comprobantes de depósito efectuados por el demandado a la cuenta bancaria de la ciudadana LORENA BOSCAN, del banco Banesco de fechas: 16 de marzo de 2007, 07 de febrero de 2007, 16 de enero de 2007, 01 de diciembre de 2006, 07 de noviembre de 2006, 03 de octubre de 2006, 14 de septiembre de 2006, 24 de agosto de 2006, 04 de julio de 2006, 6 de junio de 2006, 17 de mayo de 2006, 03 de mayo de 2006, 20 de abril de 2006, 12 de noviembre de 2006 (BS. 1.900.000,00), 03 de octubre de 2006 (Bs. 200.000,00), 2 de agosto de 2006 (Bs. 882.000,00), 04 de julio de 2006 (Bs. 100.000,00), 24 de julio de 2006 (Bs. 64.000,00), 11 de abril de 2006 (Bs. 30.000,00)
Por constituir las planillas de depósito un principio de prueba por escrito, al encontrarse dichos depósitos avalados por una entidad bancaria, la cual está autorizada por la ley para recibir depósitos en público, gozan de pleno valor probatorio. No obstante, en cuanto a los tres primeros depósitos correspondientes al año 2007 (F. 78 al 80, pza I), resultan ineficaces en este juicio, al resultar un periodo distinto del demandado. Ahora bien, en lo que respecta a los diez depósitos siguientes correspondientes a los meses de abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre (F. 81 al 90, pza I), se constata que fueron depósitos cuyo monto ascendía a la cantidad de TRESCIENTOS OCHENTA MIL BOLIVARES (Bs. 380.000,00), encontrándose en el mes de mayo dos depósitos por la misma cantidad, todos por concepto de obligación alimentaria, lo cual constituye un monto superior al fijado judicialmente. Asimismo, restan seis depósitos de los cuales se evidencia el depósito efectuado por el demandado por concepto de bono navideño por la cantidad de UN MILLON NOVECIENTOS MIL BOLIVARES (Bs. 1.900.000,00) (F. 91, pza I), bono vacacional por la cantidad de DOSCIENTOS MIL BOLIVARES (Bs. 200.000,00)(F. 92, pza I), bono vacacional por la cantidad de OCHOCIENTOS OCHENTA Y DOS MIL BOLIVARES (Bs. 882.000,00)(F. 93, pza I), fideicomiso por la cantidad de SESENTA Y CUATRO MIL BOLIVARES (BS. 64.000,00)(F. 95, pza I) y depósitos por remedios y materiales de colegio, por las cantidades de CIEN MIL BOLIVARES (Bs. 100.000,00) y TREINTA MIL BOLIVARES (Bs. 30.000,00) (F. 94 y 96, pza I). Así se decide.
2) Recibos de Nómina a nombre del ciudadano ADALBERTO ALVARADO, correspondientes de enero a marzo del año 2007 y de abril a diciembre del año 2006.
Por ser documentos que no corresponden a los periodos demandados, siendo los periodos demandados los correspondientes a los años 2005 y 2006, resultan ineficaces en el presente caso los correspondientes al año 2007. En lo que respecta a los emitidos para el año 2006, de su contenido emerge la capacidad económica mensual del demandado. Así se decide.

3) Contrato de arrendamiento suscrito entre la ciudadana LORENA BOSCAN, como arrendadora y el ciudadano RODOLFO MAO, como el arrendatario.
Del presente documento se evidencia de la relación arrendaticia surgida entre la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN DE ALVARADO y el ciudadano RODOLFO J. MAO, el cual concatenado con la testimonial evacuada por el segundo de los nombrados, dan plena fe de la relación inquilinaria surgida entre ambas partes. No obstante, la presente controversia se desenvuelve con motivo al supuesto incumplimiento por parte del ciudadano ADALBERTO ALVARADO con respecto a la obligación alimentaria de sus hijas, para los años 2005 y 2006, no siendo de relevancia alguna, el contrato promovido por el demandado, el cual en el presente caso, resulta impertinente, al no guardar relación alguna con los hechos revisados; razón por la cual este Juzgado Superior lo desecha. Así se decide.

4) Ejemplares originales de los comprobantes de depósito efectuados por el ciudadano RODOLFO MAO a la cuenta bancaria No. 012889462466227, de la ciudadana LORENA BOSCAN, del banco Banesco. (f. 112 al 122, pza I)
Igualmente, por ser planillas bancarias, gozan de pleno valor probatorio y demuestran los depósitos efectuados por el ciudadano RODOLFO MAO a la cuenta de la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN. Sin embargo, nada arrojan esos depósitos, en cuanto al tema aquí debatido consistente en el cumplimiento o no de la obligación alimentaria por parte del ciudadano ADALBERTO ALVARADO; razón por la cual se desechan. Así se decide.

5) Acta de Matrimonio por Civil de los ciudadanos ADALBERTO ALVARADO BERMUDEZ y YAQUELIN ISABEL SOMAZA, suscrita por el Prefecto del Municipio Junín, de fecha 14 de febrero de 2005.
A dicha prueba, se le otorga valor probatorio, en virtud de ser documento público expedido por un funcionario competente con arreglo a las leyes, el cual no fue objeto de tacha alguna durante el proceso y de cuyo contenido se extrae que el ciudadano ADALBERTO ALVARADO, conformó nuevo grupo familiar. Así se decide.

6) Acta de Nacimiento de la niña Camila Chiquinquirá, suscrita por el Jefe Civil del Municipio Libertador, Jefatura Civil de San Bernardino, de fecha 22 de julio de 2005.
A dicha prueba, se les otorga valor probatorio, en virtud de ser documento público expedido por un funcionario competente con arreglo a las leyes, el cual no fue objeto de tacha alguna durante el proceso y de cuyo contenido se extrae que la niña Camila Chiquinquirá, es hija del ciudadano ADALBERTO ALVARADO, lo cual evidencia que se trata de una niña más dependiente del demandado. Así se decide.

7) Estados de cuenta a nombre de la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN de la cuenta No. 134 0946-3-5-9461070067 de la entidad bancaria Banesco Banco Universal S.A.C.A. (f. 134 al 157, pza I)

8) POSICIONES JURADAS:
Acordadas mediante auto de fecha 26 de marzo de 2007, las cuales no fueron absueltas por incomparecencia de la parte demandada, y tampoco estampadas por la actora, por carecer de representación de abogado, tal y como se evidencia al folio 171 de la primera pieza del expediente, y que al no haber sido estampadas y por consiguiente no absueltas, no hay material probatorio sobre el cual emitir valoración alguna. Así se decide.

9) Planillas de depósito efectuados por el ciudadano ADALBERTO ALVARADO en la cuenta No. 6012889460189417 a nombre de la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN, efectuados en el año 2002.
Por constituir las planillas de depósito un principio de prueba por escrito, al encontrarse dichos depósitos avalados por una entidad bancaria, la cual está autorizada por la ley para recibir depósitos en público, gozan de pleno valor probatorio. No obstante en le presente caso, se evidencia del escrito libelar, que la ciudadana LORENA DEL VALLE BOSCAN, demanda el incumplimiento de ciertos particulares correspondientes a los años 2005 y 2006, lo cual hace que los instrumentos consignados por el demandado, resulten ineficaces para probar el cumplimiento de lo demandado. Así se decide.

10) Recibos de envío por MRW del año 2002, siendo el remitente el ciudadano ADALBERTO ALVARADO y el destinatario la ciudadana LORENA BOSCAN . (NADA EVIDENCIA)
11) Rec