JUZGADO QUINTO DE PRIMERA INSTANCIA DE SUSTANCIACIÓN, MEDIACIÓN Y EJECUCIÓN DEL TRABAJO DE LA
CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO BOLIVARIANO DE MIRANDA
CON SEDE EN LOS TEQUES

Los Teques, veintiuno (21) de enero de 2010.

199° y 150º

Vista la subsanación del libelo de demanda presentada en fecha 19 de enero de 2010, este Juzgado de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Miranda, antes de pronunciarse sobre la admisibilidad o no del mismo, estima necesario hacer las siguientes consideraciones:
PRIMERO: Que por auto de fecha 08 de diciembre de 2010, se ordeno la subsanación del libelo de la demanda y se fijó la oportunidad para que el accionante de conformidad con lo establecido en el articulo 124 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo subsanara el texto libelar, dentro de los dos (2) días hábiles siguientes a la constancia en autos de su notificación.
SEGUNDO: Que en fecha 19 de enero de 2010, a los folios 22 al 32 del expediente, el abogado CARLOS GILBERTO PERDOMO SUAREZ, inscrito en el INPREABOGADO N° 136.622 en su carácter de apoderado judicial del ciudadano JORGE LUIS BETANCOURT GARCES, parte actora consignó escrito contentivo de las correcciones de la demandada requeridas en el Despacho Saneador librado en fecha 08 de diciembre de 2009.
Analizada la subsanación presentada, este Juzgado pudo constatar que la parte accionante no cumplió con lo solicitado por este Despacho en el punto segundo del despacho el cual reza:
SEGUNDO: Demanda el accionante a las empresas TRANSPORTE DON CORLEONE C.A., INVERSIONES 242XIP, C.A. y SERVICIOS GIUSS, C.A., e indica que dichas empresas funcionan de hecho y se encuentran registradas en los registros ubicados en la dirección Carretera Panamericana; Km. Parcela N° 13 al lado de la Estación de Servicios La Matica, Los Teques, Municipio Guaicaipuro, del Estado Bolivariano de Miranda, la cual coincide con la dirección señalada en el libelo en el Capitulo IX “La Notificación” debe aclarar este punto al despacho, siendo que no se suministra los datos de registrales de las empresas demandadas. En este sentido, se le insta a que suministre dichos datos a los fines de su plena identificación en el caso de que quien a aquí decide debe dictar sentencia”.
En el escrito de subsanación expresa el accionante:
2.-PARTE DEMANDADA: TRANSPORTE DON CORLEONE C.A., Inscrita por ante el Registro Mercantil Tercero de la Circunscripción Judicial del Distrito Capital y Estado miranda, en fecha 20 de abril del 2005 bajo el numero 8, Tomo A-13-TRO con dirección: Carretera Panamericana, Km. 25, parcela N° 13, al lado de la Estación de Servicios La Matica, Los Teques, Municipio Guaicaipuro, del Estado Bolivariano de Miranda, Telefónos: 0212-3230908 / 0414-2019700 Fax: 0212-3640761 Email: giss_pina@hotmail.com

Se evidencia en consecuencia que el sujeto pasivo señalado en el escrito de subsanación no es el mismo que indica en el escrito libelar primigenio.
En el caso de autos, siendo que la subsanación debe entenderse como complementaria del escrito libelar original, al efectuarse cambios de fondo sin mencionar que se reforma la demandada y sin motivar los cambios efectuados se crea una situación procesal que pudiese generar incidencias procesales innecesarias y decisiones judiciales que pudieren atentar contra el debido proceso.
En este sentido, a los fines de la subsanación requerida la representación judicial de la parte actora, debe efectuarla tal como fue solicitada, subsanando punto por punto de una manera clara, ordenada y precisa cada aspecto solicitado, por lo que tanto el escrito libelar como el escrito de subsanación deben bastarse por sí solos.
La Institución del Despacho Saneador, con la ausencia de las cuestiones previas en el Proceso Laboral, permite el control de los defectos que pudiera presentar el escrito libelar al Juez de Sustanciación Mediación y Ejecución del Trabajo, de manera que examine la demanda antes de admitirla, dando de esta forma cumplimiento al mandato constitucional de entender el proceso como un instrumento fundamental para la realización de la justicia.
Bajo estas premisas es menester para quien aquí se pronuncia, invocar lo preceptuado en el artículo 124 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, el cual es del tenor siguiente:
Artículo 124. Si el Juez de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo, comprueba que el escrito libelar cumple con los requisitos exigidos en el artículo anterior, procederá a la admisión de la demanda, dentro de los dos (2) días hábiles siguientes a su recibo. En caso contrario, ordenará al solicitante, con apercibimiento de perención que corrija el libelo de la demanda, dentro del lapso de los dos (2) días hábiles siguientes a la fecha de la notificación que a tal fin se le practique. En todo caso, la demanda deberá ser admitida o declarada inadmisible dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes al recibo del libelo por el Tribunal que conocerá de la misma. La decisión sobre la inadmisibilidad de la demanda deberá ser publicada el mismo día en que se verifique. (Subrayado de este Tribunal).
En efecto el precitado artículo establece dos posibles situaciones derivadas del incumplimiento a saber: una vez interpuesta la demanda, si el Juez observa deficiencias libelares o falta de requisitos en la demanda, ordena de inmediato al accionante los subsane o corrija bajo apercibimiento de perención, dentro de los dos (2) días hábiles siguientes a su notificación y en el caso que tal subsanación fuera incorrecta o no cumpliera con los extremos de la orden del Juez, éste declara inadmisible la demanda, quedando habilitado el demandante a demandar de inmediato.
En sentencia Nº 248 de la Sala de Casación Social, de fecha 12 de Abril de 2005 en el Exp. 04 -1322, se señala:

“…En nuestra legislación, tal como quedó previamente establecido, la institución jurídica está contemplada en la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, al establecer la potestad y obligación de de los Jueces de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo de examinar, antes de admitir la demanda, si el libelo cumple con los extremos exigidos en el artículo 123 de la citada Ley y de aplicar, en un primer momento, el despacho saneador, cuando el juez ordena al demandante “ con apercibimiento de perención” corregir la demanda por incumplir con los requisitos establecidos en la ley (art. 124). En conclusión, el despacho saneador debe entenderse como un instituto procesal del ineludible cumplimiento, que impone al juez -se inste- la depuración de la demanda y de los actos relativos al proceso, conforme a los presupuestos procesales y a los requisitos del derecho de acción, de modo que permita y asegure a Juez que ha de conocer y decidir sobre el fondo, dictar una sentencia conforme al derecho y a la justicia, sin ocuparse como ha tenido que hacerlo la Sala en este caso de declaratoria de nulidad y reposiciones que pudieron evitarse si el juez competente hubiese tenido el cuidado de subsanar los errores formales antes de proseguir a otra etapa del juicio…”

En consecuencia, considera quien aquí decide que el escrito libelar debe ser suficientemente claro que permita el ejercicio del Derecho a la Defensa de la contraparte, así como permitir a este Juzgado en caso de decidir la presente causa por admisión de los hechos, o que corresponda al Juez de Juicio decidir sobre el fondo, pueda sentenciarse conforme a derecho, en un proceso que cumpla con los principios que rigen la materia adjetiva laboral, garantizando de esta forma una tutela judicial efectiva, el debido proceso, y el derecho a la defensa de la contraparte, evitando de esta forma que surjan incidencias que retrasen el proceso e incrementen el estado litigioso entre las partes, y siendo que el accionante no cumplió satisfactoriamente con los requisitos establecidos en el artículo 123 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, en consecuencia este Juzgado Quinto de Sustanciación, Mediación y Ejecución de la Circunscripción Judicial del Estado Bolivariano de Miranda de conformidad al artículo 124 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la Ley, declara LA INADMISIBILIDAD DE LA DEMANDA , incoada por el ciudadano JORGE LUIS BETANCOURT GARCES contra las empresas TRANSPORTE DON CORLEONE C.A., INVERSIONES 242XIP C.A. y SERVICIOS GIUSS C.A. por motivo de PRESTACIONES SOCIALES .- Así se decide.-

PUBLÍQUESE, REGÍSTRESE Y DÉJESE COPIA.

Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho del Juzgado Quinto de Sustanciación, Mediación y Ejecución de la Circunscripción Judicial del Estado Miranda.- En los Teques, a los veintiún (21) días del mes de enero de dos mil diez (2010).- Años: 199° de la Independencia y 150° de la Federación.


JASMINE MORELLA GARCÍA
LA JUEZ ISBELMART CEDRÉ TORRES
LA SECRETARIA

NOTA: En la misma fecha se cumplió con lo ordenado.

LA SECRETARIA




Exp Nº 2645-09
JMG/ICT/CM.-